“Histórico” acuerdo de París allana el camino para que el Banco Mundial ayude a los países a cumplir con los compromisos relativos al clima

Con la aprobación el 12 de diciembre de un acuerdo mundial contra el cambio climático, el Grupo Banco Mundial se moviliza rápidamente para ayudar a los países a cumplir las promesas hechas en París.

Más de 180 países presentaron contribuciones previstas determinadas a nivel nacional –o INDC, por sus siglas en inglés– ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en el periodo previo o durante la vigesimoprimera sesión de la Conferencia de las Partes (COP21) en París. Las INDC especifican los planes de los países sobre reducción de las emisiones y adaptación al cambio climático.

El Grupo Banco Mundial colabora con más de 130 de esos países.

“Acogemos con satisfacción el acuerdo histórico que se acaba de alcanzar en París”, dijo el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim. “El mundo se ha puesto de acuerdo para forjar un pacto que por fin refleja el deseo y la importancia de preservar nuestro planeta para las generaciones futuras. El Grupo Banco Mundial se encuentra dispuesto a brindar ayuda de forma inmediata y hará todo lo posible para que se haga realidad esta visión”.

El Grupo Banco Mundial ultima un plan de acción en materia de cambio climático que ayudará a integrar las consideraciones relativas al cambio climático en todas sus operaciones y facilitar la entrega de un conjunto integral de financiamiento, asistencia técnica y conocimientos para ayudar a los países a adaptarse al cambio climático y transitar hacia una economía con bajos niveles de emisiones de carbono.

Medidas integradas para enfrentar el cambio climático

El reciente informe Shock Waves (Ondas de choque) demuestra que no se puede acabar con la pobreza y combatir el cambio climático de manera aislada, y que si los efectos del cambio climático no son controlados, estos podrían empujar a la pobreza a más de 100 millones de personas en los próximos 15 años. Para evitarlo, el informe pide una implementación inmediata de “un desarrollo inteligente en relación con el clima” y medidas de adaptación a los impactos climáticos.

Una gran parte de la labor del Grupo Banco Mundial ya está dedicada a dicho desarrollo y medidas, e incluye inversiones y actividades en el sector de las energías renovables y la eficiencia energética, la gestión de los recursos naturales, el desarrollo urbano con bajos niveles de emisiones de carbono, la agricultura con capacidad de adaptación, y la gestión sostenible del agua.

Justo antes de las conversaciones en París, el Banco Mundial anunció el Plan de negocios para África relativo al clima, (i) que requiere un financiamiento de USD 16 000 millones (dólares estadounidenses) para ayudar a los pueblos y países de África a adaptarse al cambio climático y aumentar la capacidad de resistencia del continente a las crisis climáticas. Se espera que, de ese monto, USD 5700 millones provengan de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), la entidad del Grupo Banco Mundial que apoya a los países más pobres.

Las INDC sirven de base para el diálogo del Grupo Banco Mundial con los países acerca de sus necesidades nacionales en materia climática, y el Grupo Banco Mundial ya está trabajando en iniciativas que ayudarán a lograr esos compromisos.

En Indonesia, las energías renovables, los paisajes y los bosques, y la reducción del riesgo de desastres son áreas clave del marco de la nueva alianza del Banco Mundial con el país.

En Senegal, el Banco Mundial ayuda a mejorar la capacidad de adaptación mediante medidas relacionadas con gestión de inundaciones, agricultura inteligente en relación con el clima y trabajos de adaptación costera. Los científicos han desarrollado siete nuevas variedades de sorgo y mijo perla que tienen un alto rendimiento, una rápida maduración, son resistentes a la sequía y se adaptan a las condiciones locales de cultivo.

En Marruecos, un nuevo compromiso por un monto de USD 150 millones ofrecerá a los agricultores pobres y vulnerables tecnologías de riego más eficientes para que puedan enfrentar la variabilidad creciente en el abastecimiento de agua.

Las ciudades son los lugares donde se producen emisiones, y son responsables de más del 70 % del consumo de energía y de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía. En 2015, el Banco Mundial otorgó más de USD 3000 millones en financiamiento y asistencia técnica para ayudar a sus clientes a construir ciudades mejor preparadas para el cambio climático. En Brasil, el Banco Mundial apoya el transporte urbano sostenible en Río de Janeiro a través de préstamos de inversión, préstamos para políticas de desarrollo y asistencia técnica.

“Más allá de París, los países buscan asociados confiables para transformar los compromisos en financiamiento, y el financiamiento en acciones”, dijo John Roome, director superior para el Cambio Climático del Grupo Banco Mundial. “Ya estamos sobre el terreno y entregando soluciones a estos países”.

De miles de millones a billones

Para satisfacer la demanda cada vez mayor de este tipo de tareas, el Grupo Banco Mundial se comprometió a aumentar el financiamiento para el cambio climático, de un porcentaje actual de 21 % a 28 % en los próximos cinco años. Al incluir el financiamiento entregado por otros asociados y el sector privado, dicho monto podría llegar a USD 29 000 millones anuales para 2020.

Al mismo tiempo, la eficacia de los fondos públicos será mayor si estos catalizan una importante cantidad de inversión privada. El financiamiento que se necesita para la transición a una economía con bajos niveles de emisiones de carbono y capacidad de adaptación es de billones de dólares y no de miles de millones. Las iniciativas climáticas del Grupo Banco Mundial son diseñadas para crear los entornos normativos estables, las instituciones sólidas y las carteras de proyectos que se necesitan para aumentar las inversiones en el orden de magnitud estimado.

En 2015, la Corporación Financiera Internacional (IFC), la entidad del Grupo Banco Mundial dedicada al sector privado, realizó inversiones relacionadas con el clima por un monto total de USD 2300 millones para 103 proyectos en 31 países, y también movilizó USD 2200 millones de inversores privados.

El Grupo Banco Mundial analiza, además, maneras de crear incentivos para la eliminación a gran escala de las emisiones, ampliando y profundizando los mercados de carbono. Desde que creó el primer fondo mundial para ayudar a reducir las emisiones de carbono hace más de una década, el Grupo Banco Mundial ha recaudado USD 4360 millones a través de 18 fondos e iniciativas de carbono, apoyando 145 proyectos activos en más de 75 países clientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s